therasuit

Más información sobre este tratamiento

Los reflejos primitivos son esenciales en el desarrollo normal del individuo. Son movimientos automáticos, procedentes de una parte del cerebro, el tronco cerebral.

Los reflejos primitivos se desarrollan mientras el bebé está todavía dentro del útero materno. Son movimientos involuntarios que sirven para proteger al feto, ayudar en el proceso del nacimiento y a orientar en el desarrollo en el primer año de vida.

En el desarrollo normal, estos reflejos  se integran gradualmente, disminuyendo y apareciendo otros patrones superiores de reacciones de enderezamiento y de equilibrio para el proceso de desarrollo. Su aparición significa la maduración del sistema nervioso central.

Cuando los reflejos primitivos dominan, no permiten la integración correcta de éstos para la adquisición de capacidades superiores y por lo tanto las habilidades y el comportamiento se verán afectados.

Hay muchas razones que pueden causar la falta de integración de estos reflejos primitivos como por ejemplo el retraso o la prematuriedad en el nacimiento, posición de nalgas, uso de fórceps y ventosas en el parto, etc.

El Método Therasuit es un entrenamiento intensivo  y un programa de fortalecimiento muscular dedicado a niños con parálisis cerebral y trastornos en el desarrollo motor adaptado siempre a cada niño y con unos objetivos de trabajo personalizados.

Lucha contra los efectos de la inmovilización prolongada y la perdida de facultades físicas.

Educa el cuerpo del niño con PCI como el de un niño sin ninguna minusvalía a través del desarrollo de la fuerza muscular, mejorando el desarrollo y el crecimiento personal del niño.

El Therasuit consiste en una órtesis blanda, dinámica y propioceptiva que consta de una capucha, un traje con parte superior e inferior, rodilleras y un sistema de gomas elásticas.

El traje permite al niño  conseguir u correcta alineación del cuerpo y por lo tanto una mejora de la postura que  conlleva una mejora en la función de los músculos posturales facilitando el aprendizaje de patrones de movimiento correctos.

Es un sistema de entrenamiento seguro y efectivo que combinaremos con nuestro programa de ejercicios fisioterápicos para acelerar el progreso del niño.

 

Entre otros BENEFICIOS, encontramos:

-Mejoría en la propiocepción, la consciencia postural y espacial.

-Mejora el tono muscular.

– Disminución de los reflejos patológicos.

– Adopción de los patrones posturales y de movimiento correctos.

– Mejora la estabilidad.

– Supone un refuerzo de la musculatura más débil y provee de resistencia a los más fuertes

– Proporciona una correcta alineación del cuerpo.

– Mejora el sistema vestibular y por lo tanto el equilibrio.

– Proporciona una base sólida para la instauración del lenguaje.

– Corrige el reparto de cargas en el cuerpo  ante la gravedad.

– Acelera el progreso en el aprendizaje y desarrollo de los movimientos y habilidades motoras y funcionales.

– Se observa una mejoría en el desarrollo de las habilidades de la motricidad fina y gruesa.

 

INDICACIONES:

Niños con parálisis cerebral.

ACV

Retardos del desarrollo.

Traumatismos cerebrales.

Ataxia (descoordinación en el movimiento)

Atetosis (movimientos involuntarios e incontrolados)

Espasticidad.

Hipotonía.

Otros desórdenes neurológicos

Pide una cita

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.